Beneficios del silencio y la quietud en tiempos de epidemia.

Los beneficios del silencio y la quietud se han visto por estos días más que nunca, en un mundo que está en pausa. Y es que el ruido mental y ambiental ha provocado grandes efectos negativos en los seres humanos y en el planeta. Para nuestra actividad de masaje el silencio es fundamental. Cuando comienza la sesión de masaje nosotras acallamos la mente y los receptores del masaje también lo pueden experimentar.

El silencio y la quietud a veces son difíciles de lograr.

Les cuento que se hizo un experimento donde se les pidió a los participantes que se mantuvieran 15 minutos sin hacer nada. La única posibilidad de distracción era darse descargas eléctricas voluntarias y el 67% de los hombres y el 25% de las mujeres prefirieron darse descargas en vez de estar tranquilos y en silencio. Y es que vivimos en un mundo regido por la economía de la atención, sugerencias, distracción bombardeo de información, continuas interrupciones en el trabajo, todo un arsenal de actividades que nos distraen de tener un tiempo a solas con la persona más importante de nuestra vida: nosotros mismos. Es como si le huyéramos a la soledad, a ese tiempo de dedicarnos a nosotros mismos y entonces estamos todo el tiempo dedicándonos a otras cosas externas.

Cuando nos alejamos de los beneficios del silencio y la quietud

Todo esto provoca una sobrecarga cognitiva que agota el cerebro, pero no solo lo agota de energéticamente. Las funciones de nuestro cerebro son eléctricas y bioquímicas. Cuando estamos sobrecargando nuestro cerebro de pensamientos, de ruidos lo estamos haciendo trabajar el doble o el triple y no le damos tiempo a la regeneración natural de las células en nuestra masa encefálica. Cuando la presión es excesiva el cerebro se desconecta o se bloquea. Y por eso hay personas que se quedan en blanco ante un examen o cuando están explicando algo y se quedan en blanco.

Los expertos han llegado a la conclusión de que el ruido mata. Se ha hablado sobre la contaminación acústica y sonora, que no es tan solo de los sonidos externos, sino también de ruidos internos que estamos generando en dialogo interno. Cualquier ruido es capaz de disparar mecanismos de secreción hormonales que ponen al cerebro en estado de alerta.

Hay otros ruidos que nos paralizan como los rumores, las alarmas el pánico, las grandes preocupaciones y hasta los miedos. En estos días ante la situación que se está viviendo en el mundo el pánico se está usando como alternativa de enfrentamiento. Hay una gran diferencia entre percepción de riesgo y toma de medidas preventivas y crear un pánico. Recordemos que el pánico provoca una disminución del funcionamiento del sistema inmunológico de nuestro cuerpo. Entonces, cuando caemos en pánico estamos predisponiendo nuestro sistema a cualquier infección de virus, bacterias o parásitos. Y así cualquier infección puede hacer estragos significativos en nuestro organismo. En estos momentos es muy importante acallar todos esos ruidos. Son momentos en los que el silencio es muy importante.

Leer sobre la meditación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *