Image by Taokinesis on Pixabay

La Artritis Reumatoide

Varias personas nos han escrito preguntando sobre esta compleja enfermedad, por lo que quisimos traerle este resumen donde podrán encontrar sus principales características.

El término artritis procede de la raíz griega artr-, (articulación) y el sufijo –itis (inflamación) que designa la inflamación de una articulación.

Es el proceso inflamatorio que ataca las partes blandas de las articulaciones (cápsula, sinovial y ligamentos). Desde que se implanta afecta la movilidad de la misma, llegando a perderse primero por el dolor y luego por la anquilosis.

Generalmente aparece en etapas tempranas de la vida y las crisis pueden estar desencadenadas por situaciones de estrés físico o psicológico. Es una enfermedad compleja. De ahí la importancia de que quien la sufre y los que lo rodean conozcan el manejo de la misma. Hay un conjunto de medidas sencillas que las personas pueden hacer que ayudan mucho en el tratamiento y mantenimiento de estos pacientes.

Las artritis pueden clasificarse en agudas y crónicas.

Artritis Agudas:

Los signos inflamatorios son muy intensos y es frecuente el derrame articular los cuales pueden estar presentes por horas o varios días.

Artritis Crónicas:

Puede seguir a una aguda y a su vez en la evolución de una artritis crónica puede producirse un brote inflamatorio agudo

Existen tres tipos de Artritis:

Dos crónicas: 1. Artritis Reumatoidea

                       2. Osteoartritis

Una aguda:    3.  Artritis infecciosa específica

La artritis reumatoide (AR)

Es un trastorno multisistémico, que actúa simétricamente en las articulaciones produciendo inflamación, y con el tiempo, grandes deformidades provocando un alto grado de invalidez. Es una enfermedad inflamatoria crónica de tipo autoinmune, generalmente con el factor reumático positivo. Se da más frecuentemente en mujeres entre 35-55 años, y después de la artrosis es la patología más frecuente.

El objetivo del tratamiento es intentar que la enfermedad evolucione más lentamente, reduciendo el dolor, mejorando la movilidad, aumentando la fuerza muscular y previniendo las deformaciones que se puedan producir, en general mejorar la calidad de vida del individuo.

Cortesía de la Lic. Anabel Estreda Cubela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *